Seleccionar página

¿Eres un apasionado del café y buscas probar algo diferente y único? Entonces, es momento de que conozcas el fascinante mundo del café de especialidad. Este tipo de café se ha vuelto cada vez más popular en los últimos años, ya que ofrece una experiencia sensorial incomparable y una calidad excepcional. Pero ¿qué es exactamente el café de especialidad, y qué lo hace tan diferente a los demás tipos de café? Acompáñanos en esta entrada de blog, donde te contaremos todo lo que necesitas saber sobre este exquisito y singular tipo de bebida que no solo deleitará tu paladar, sino que además te hará ver el café de una manera completamente nueva. ¡Adéntrate con nosotros en el apasionante mundo del café de especialidad y descubre por qué te cautivará desde el primer sorbo!

La SCA y sus estándares para definir el café de especialidad

La Specialty Coffee Association (SCA) es una organización clave en el mundo del café de especialidad, ya que establece los estándares y regulaciones necesarias para clasificar un café como “de especialidad”. Surge en 2017, producto de la fusión de dos importantes organizaciones: la SCAE (Specialty Coffee Association of Europe) y la SCAA (Specialty Coffee Association of America). Entre sus principales funciones, destacan:

– Establecer los estándares de calidad que definen un café como especialidad: un café debe tener una puntuación mínima de 80 puntos sobre 100 según el sistema de evaluación de calidad internacional.
– Regular las condiciones en las que los granos de café son clasificados y revisados: por ejemplo, la iluminación durante el proceso de evaluación debe ser de al menos 4000 Kelvin (K) /1200 Lux (lx).
– Formar y certificar a los Q Graders o catadores especializados en la evaluación de la calidad del café: los Q Graders son profesionales encargados de otorgar la certificación a los cafés de especialidad que cumplan con los criterios de calidad establecidos por la SCA.

En resumen, la SCA tiene como objetivo asegurar que el café de especialidad goce de una constante calidad y que todos los actores involucrados en su producción y degustación sigan una serie de buenas prácticas reconocidas mundialmente. 

Cómo se clasifica el café de especialidad

La clasificación del café de especialidad se lleva a cabo mediante un proceso riguroso y detallado que tiene en cuenta varios factores clave para determinar la calidad del grano:

– Evaluación sensorial: Profesionales con titulación SCA realizan la cata del café utilizando el protocolo SCA Cupping Form, que analiza características como fragancia, aroma, sabor, acidez, cuerpo y equilibrio, entre otros.
– Puntuación: Los cafés analizados reciben una puntuación basada en una escala de 0 a 100 puntos. Solo aquellos con más de 80 puntos son considerados de especialidad, destacándose aún más por encima de 84 puntos.
– Ausencia de defectos: Para ser considerado de especialidad, una muestra de 350 gramos de café en verde no debe presentar defectos primarios y menos de 5 defectos secundarios.
– Trazabilidad: Conocer el origen del café, productor, variedad, altura de cultivo y proceso de beneficiado es esencial para garantizar la calidad del grano.

Así, el café de especialidad es el resultado de un riguroso proceso que busca resaltar el trabajo y la dedicación de los productores, así como proporcionar a los amantes del café una experiencia única en cada taza. 

¿Por qué los tostadores adoran el café de especialidad?

Los tostadores sienten pasión por el café de especialidad debido a diversas razones, como las siguientes:

– Calidad superior: El café de especialidad se distingue por su excepcional calidad y sabor, lo que permite a los tostadores trabajar con granos que ofrecen un mejor producto final.
– Variedad y origen: Al provenir de fincas específicas, estos granos aportan perfiles de sabor únicos y diferenciados. Esto les permite a los tostadores explorar y resaltar diversas características, creando una experiencia de cata más enriquecedora.
– Evaluación certificada: La puntuación otorgada por un Q Grader garantiza la calidad y consistencia del café. De esta forma, los tostadores pueden confiar en la excelencia del producto que están adquiriendo y transformando.
– Historia y conexiones: Al conocer el origen y la historia detrás de cada lote de granos seleccionados, los tostadores pueden desarrollar una conexión más profunda y personal con el producto que ofrecen, lo cual también se traslada a sus clientes.

Indiscutiblemente, el café de especialidad brinda a los tostadores la oportunidad de trabajar con granos de la más alta calidad y satisfacer las demandas de un mercado que valora la excelencia, el sabor y la sostenibilidad. 

El asombroso crecimiento del café de especialidad en España

El café de especialidad ha experimentado un crecimiento asombroso en España en la última década, especialmente en ciudades como Barcelona y Madrid, donde se pueden encontrar cada vez más tostadores y cafeterías que ofrecen este tipo de café. Algunos datos interesantes sobre este crecimiento incluyen:

– La aparición del café de especialidad en España hace más de 10 años, especialmente en los barrios céntricos y turísticos de Barcelona y Madrid.
– La expansión de estos locales hacia otros municipios y zonas de menor tamaño, llegando incluso a algunos pueblos de menos de 200 habitantes.
– El papel de las redes sociales, como Instagram y TikTok, en la promoción y difusión de la cultura del café de especialidad, compartiendo tutoriales y fotogénicas tazas con arte latte.
– La adopción de prácticas sostenibles y éticas en la producción y consumo del café de especialidad, que aumenta su popularidad entre los consumidores preocupados por el medio ambiente y la justicia social.

Sin duda, este aumento en la demanda y la oferta de café de especialidad en España demuestra su consolidación como una bebida de moda y de gran calidad que llegó para quedarse en el gusto de los españoles. 

Erna Knutsen y el origen del término “café de especialidad”

La experta tostadora de café, Erna Knutsen, desempeñó un papel fundamental en el origen del término “café de especialidad”. En la década de 1970, ella identificó granos de café con sabores únicos cosechados en microclimas y regiones específicas, y por primera vez en 1974, utilizó el término en un artículo publicado en la revista Tea & Coffee. Erna fungió como pionera en este campo, dándole importancia a los llamados lotes rotos y promoviendo su venta a tostadores pequeños en lugar de las grandes empresas que no mostraban interés por ellos. A través de su labor:

– Difundió el concepto de lotes exclusivos con características especiales de cultivo, recolección y procesamiento.
– Reconoció el potencial de los granos que ofrecían sabores únicos y exclusivos.
– Estableció el inicio de una tendencia que ha ido en aumento hasta nuestros días.

La adopción de la nomenclatura “café de especialidad” propuesta por Knutsen ha contribuido a crear una industria totalmente enfocada en la calidad, sabor y experiencia del consumidor. 

Los criterios para calificar el café de especialidad: ¿80 puntos o nada?

Para calificar un café como especialidad, es fundamental cumplir con ciertos criterios y obtener una puntuación mínima de 80 puntos, según el sistema internacional de evaluación de calidad. Un Q-Grader, que es un catador certificado, se basa en estándares de la Specialty Coffee Association (SCA) para otorgar la puntuación a un café considerando diversos aspectos. A continuación, los elementos clave en este proceso:

– Variedad arábica: El café de especialidad debe contener granos exclusivamente de la variedad arábica.
– Ausencia de defectos: Los granos de café en verde no deben presentar defectos como granos negros, agrios, inmaduros, arrugados, entre otros.
– Calidad del grano: La SCA establece que el café debe cumplir con ciertos estándares de calidad, como ser una excelente calificación otorgada por catadores profesionales y destacarse por su aroma, sabor, personalidad, carácter distintivo y ausencia de defectos.
– Preparación adecuada: Para sacar el máximo provecho del café de especialidad, es necesario molerlo adecuadamente para la cafetera que se va a utilizar y seguir los parámetros de preparación recomendados por el tostador.

Entonces, cuando hablamos de café de especialidad nos referimos a un producto único que ha pasado por un proceso riguroso de evaluación y selección, garantizando así, una experiencia de sabor excepcional. El criterio de 80 puntos puede parecer estricto, pero es fundamental para asegurar la calidad y satisfacción de quienes disfrutan de este tipo de café. 

¿Cómo preparar el café de especialidad perfecto en casa?

Preparar un café de especialidad perfecto en casa es un arte que requiere atención y cuidado en los detalles. A continuación, se presentan algunos consejos esenciales para lograr una taza de café delicioso y aromático:

• Comprar granos de café de especialidad frescos, preferiblemente de tipo arábica, que representan el 70% de la siembra mundial, y con una puntuación de calidad de 80 a 100 otorgada por un catador certificado.
• Almacenar los granos en un empaque hermético para conservar su frescura.
• Utilizar un molinillo de café para moler los granos justo antes de su preparación, obteniendo así una molienda más consistente y fresca.
• Asegurarse de utilizar la cantidad adecuada de café y agua para obtener una bebida sabrosa y equilibrada. Por lo general, se recomienda una proporción de 60 gramos de café por cada litro de agua.
• Calentar el agua a una temperatura aproximada de 93°C, para resaltar las notas organolépticas del grano.
• Puedes optar por distintas técnicas de preparación como el French press, la Chemex, la Aeropress o la V60, siguiendo las instrucciones específicas de cada método.

Siguiendo estos consejos y ajustando las variables según tus preferencias personales, podrás disfrutar de un café de especialidad perfecto en la comodidad de tu hogar. 

La sostenibilidad en la producción de café de especialidad

La sostenibilidad es un aspecto fundamental en la producción de café de especialidad. Al tratarse de un producto que proviene de granos de la variedad arábica y que debe cumplir con altos estándares de calidad, es necesario garantizar prácticas respetuosas con el medio ambiente y los trabajadores involucrados. Algunas consideraciones clave en la producción sostenible de café de especialidad incluyen:

– Protección de los recursos naturales y la biodiversidad: Se busca preservar y cuidar los ecosistemas en la plantación, fomentar la reforestación y optimizar el uso del agua.
– Uso de abonos y fertilizantes orgánicos: Se prioriza el empleo de insumos ecológicos que no afecten negativamente los suelos y el entorno.
– Apoyo al comercio justo y a la equidad social: El pago de precios justos a los productores y la garantía de condiciones dignas para los trabajadores es un pilar fundamental de la industria del café de especialidad.
– Promoción de la calidad y la formación: Además de la certificación mediante Q-Graders, se incentiva la educación y capacitación constante en el ámbito del cultivo, producción y catación del café.

En resumen, la sostenibilidad en la producción de café de especialidad se basa en propiciar prácticas agrícolas y económicas responsables, en pro de cuidar nuestro planeta y mejorar las condiciones de vida de las comunidades involucradas. 

El café de especialidad: una bebida de moda con profundas raíces históricas

A lo largo de los años, el café de especialidad ha ganado gran popularidad y se ha convertido en una bebida de moda. Sin embargo, es importante recordar que su origen se remonta a hace varias décadas y cuenta con profundas raíces históricas.

– La noruega Erna Knutsen fue quien acuñó el término “café de especialidad” en la década de 1970, cuando comenzó a trabajar con cafés en lotes en lugar de mezclados de origen.
– Esta bebida irrumpió en España hace más de 10 años, expandiéndose rápidamente en ciudades y hasta incluso en algunos pueblos pequeños.
– El café de especialidad es considerado más que un producto; es casi una filosofía de cómo tratar al café en los diferentes procesos que lo llevan hasta la taza.
– La Specialty Coffee Association (SCA) establece los estándares de calidad para determinar si un café puede ser considerado de especialidad.

En resumen, el café de especialidad es una bebida de moda que cuenta con una rica historia y una atención meticulosa en cada etapa de su producción. Su creciente popularidad es un testimonio de la pasión y dedicación de los especialistas involucrados en llevar a nuestra taza un café excepcional. 

Pin It on Pinterest